Antes de contarte que debes tener en cuenta a la hora de visitar Berna, queremos contarte un poco sobre esta bonita ciudad. Es la capital de facto de Suiza. Muchos extranjeros se sorprenden de ello, ya que verían más lógico ese rol en Zúrich, la laboriosa, o en Ginebra, la internacional. Pero precisamente para evitar una excesiva concentración de poder, Berna fue elegida como ciudad federal hace 170 años.

Su peso demográfico y económico no ha desado de aumentar desde finales del siglo XIX. Asimismo, cabe destacar que la inmigración es un factor de crecimiento destacable. Desde el año 2003, en Berna, las mudanzas se están viendo incrementadas en la ciudad, sobre todo por empresas de mudanzas que gestionan mudanzas internacionales, como Mudanzas Flippers Int., ya que desde entonces está considerada como una de las ciudades con mejor calidad de vida del mundo.

Sus habitantes se centran sobre todo en el sector terciario. Se trata de una ciudad de funcionarios, universitaria, administrativa, de congresos y turística; siendo destacable el gran número de empleados que se dedican en la venta y reparación de vehículos de motor e industria financiera o de seguros.

Visitar Berna: zona medieval

La ciudad vieja de Berna, gracias a su arquitectura medieval conservada a través de los siglos, es Patrimonio Mundial de la UNESCO. Cuenta con 6 Kms de arcadas, llamadas «lauben». Además, cuenta con uno de los paseos de compras más largos y protegidos contra la intemperie de Europa, coronado por su célebre Torre del Reloj, el Zytglogge.

Visitar Berna Lauben

Al visitar Berna podrás disfrutar de una arquitectura de libro de cuento y de grandes atractivos para cualquier turista.

Cabe destacar su tradición chocolatera, siendo cuna del Toblerone y Lindt. Por lo que no podrás resistirte a probar su chocalte cuando pretendas visitar Berna.

Ubicada en la calle Kramgasse 49, merece la pena visitar la casa museo del hombre que impulsó el conocimiento científico de la humanidad, Albert Einstein, donde residió por un breve periodo de tiempo.

La catedral de Berna, tanto su campanario, de más de 100 metros, como la campana en su interior (de más de 10 toneladas), son los más grandes de Suiza y tienen un gran atractivo.

Desde 1857, Berna dispone de una de las atracciones turísticas más visitadas de la ciudad, el Bear Pit, donde permite estar a escasos metros de los osos. La ciudad, lo inauguró para honrar al oso, puesto que es el símbolo de la ciudad.

No te olvides de su gastronomía si piensas visitar Berna

Berna tiene una destacable gastronomía, a parte de su larga tradición chocolatera. El plato típico de la ciudad, es el Berner Platte. Está compuesto de una gran variedad de carnes, acompañadas de hortalizas y verduras.

El mercado de cebollas, Zibelemärit, se celebra cada mes de noviembre, donde se sirve el tradicional pastel de cebollas, el Zibelechueche.

El Haselnusslebkuchen, o pastel de especias y avellanas, Las Meitschibei, (galletas de avellanas), y los Meringues (merengues) servidos acompañados de nata batida, completan la gran variedad de platos típicos que Berna ofrece al visitante.

Si la intención es trasladarte a Berna, Mudanzas Flippers Int., te podrá acercar tus pertenencias a tu nuevo hogar, donde te permitirá disfrutar de la gastronomía suiza y residir en una ciudad con una calidad de vida inmejorable.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario